miércoles, agosto 18, 2010

¿Habla la biblia de la donación de órganos?

No. En ninguna parte de la biblia dice "Donarás tus órganos a quien los necesite. Yo Jehová", pero como muchas cosas de la Biblia, podemos sacar conclusiones que, para mi particular forma de ver el evangelio, permiten dar testimonio de lo que creemos, del bienestar de las personas, del amor puro y verdadero, sin ningún interés. El tema es medianamente complejo, pero vamos con ello.

No procuraré realizar un “apoyo bíblico” para el tema de la donación de órganos, salvo la aplicación de una cosmovisión bíblica a temas como la vida o la muerte.

La mayor parte de las iglesias evangélicas, protestantes y pentecostales (salvo algunas un tanto extremas) apoyan la donación de órganos, basados en la “noble tarea de salvar la vida de una persona”. En ese sentido, todo bien con la donación de órganos. Al fin y al cabo, nuestros cuerpos serán santificados para la segunda venida, así que nada de esta carne queda, ni siquiera los gusanos que nos comen y descomponen. Ahora, hay posturas radicales que dicen que los órganos deben ser sacados en vida y que por eso no se debiese practicar la donación de órganos. Técnicamente el donante está en un estado de vida artificial, porque lo mantienen “vivo” con máquinas, porque ya está con muerte cerebral.

Si pudiéramos dar una base bíblica, me inclino por tres ideas fuerza para debatir sobre el tema:

1. Lázaro. Dice la biblia que Lázaro estaba muerto de 3 días cuando Jesús llegó a visitarlo (tiempo suficiente para que los órganos más blandos, como el hígado, el cerebro y el páncreas, por nombrar algunos, ya estaban secos –las células del cerebro mueren entre 3 y 7 minutos-) y, cuando lo resucitó, el cuerpo de Lázaro anduvo de lo más bien. Eso me habla del poder regenerador de tejidos que tiene Dios. A final de cuentas Él es el creador de todas las cosas. No creo que le cueste volver a crear otro órgano. Claro, más de alguien me puede decir que no le fue extraído ningún órgano, pero es para argumentar el poder “regeneratorio” de los órganos por parte de Dios.

2. José. La historia de José nunca es bien contada en la Escuela Dominical, pero explica muchas tradiciones judías que fueron heredadas de los egipcios. Nunca nos olvidemos que José murió dentro de Egipto y que fue sepultado como un hombre de importancia, por lo que fue merecedor de una pirámide, como era la costumbre egipcia. De hecho, la momificación de José permite que Moisés se lleve los huesos de José cuando salen de Egipto (Éxodo 13:19 Y Moisés tomó consigo los huesos de José…”), según la promesa que hizo Israel a José en Génesis 50:25Luego José hizo jurar a los hijos de Israel, diciendo: Dios ciertamente os cuidará, y llevaréis mis huesos de aquí”. Si no es mediante la momificación, difícilmente se explica que los huesos estuvieran disponibles en un “buen estado” después de 430 años (Éxodo 12:40-41). Un paréntesis aquí: para que el cuerpo se descomponga por completo, y los huesos queden reducidos a polvo, en un ambiente como Egipto, el cuerpo necesita unos 50 a 80 años. Por eso momificaban a los importantes, para que sus restos trascendieran… más que mal, tenemos momias hasta el día de hoy. Los egipcios sacaban todos los órganos a quienes eran momificados. Eso significa que Dios tendrá que regenerar TODOS los órganos de José en el día de la resurrección de los muertos.

3. Jesús. Cuando Jesús es crucificado, aparte de perder piel y músculos con los desgarros provocados con los azotes con garfios, dice la Biblia que perdió TODA su sangre y que su costado fue atravesado, siendo probable la ruptura de más de algún órgano. Aún así, resucitó enterito y sólo con las marcas en sus manos, pies y su costado.

Como opinión personal, si Jesús entregó TODA su sangre para darme vida eterna, qué puede impedirme entregar algún órgano para que otra persona tenga vida por un tiempo más?

Acá, un pequeño resumen de lo que opinan algunas de las diferentes iglesias evangélicas y/o protestantes sobre el tema. No son condiciones absolutas de cada denominación, pero son las más aceptadas por las mismas en diversas redes sociales y websites que les pertenecen. También hay algunas tomadas de algunos blogs.

Bautistas: Creen que la donación y el trasplante de órganos y tejidos son asuntos de conciencia personal.

Asamblea de Dios: No tiene política oficial sobre la donación de órganos y tejidos. La decisión de donar es la responsabilidad del individuo pero es apoyada por la Iglesia.

Adventistas del Séptimo Día: Fomentan con insistencia la donación y trasplante de órganos. Los Adventistas del Séptimo Día tienen muchos hospitales de trasplantes y creen que la decisión de donar es personal.

Episcopal metodista: Presentan la donación de órganos y tejidos como una acción de amor y caridad. Alientan a todos sus miembros a apoyar la donación como una manera de ayudar a otros.

Evangélicos Independientes y Conservadores: Generalmente no tienen oposición a la donación de órganos y tejidos. Cada Iglesia es independiente y cree que la decisión es del individuo. La donación de órganos bien puede considerarse un tema relacionado con las implicaciones de toda una sociedad y, como tal, frente a ella el pastor evangélico se pronuncia positivamente.

Iglesia Cristiana: Anima a donar de órganos y tejidos, bajo el principio que hemos sido creados para la gloria de Dios y para compartir el amor de Dios. Una resolución de 1985 adoptada por la asamblea general anima, a los miembros de la Iglesia Cristiana a inscribirse como donantes de órganos y a apoyar a los que han recibido un trasplante de órganos.

Iglesia Unida de Cristo: Apoya fuertemente la donación de órganos y tejidos. Según el Reverendo Jay Lintner, Director de la Oficina de la Iglesia Unida de Cristo en Washington, “Las personas, iglesias, y agencias de la Iglesia Unida de Cristo apoyan fuertemente compartir los órganos. El Sínodo General nunca ha hablado sobre este asunto porque, en general, el Sínodo habla sobre asuntos más controvertidos, y no hay ninguna controversia en compartir órganos…”

Luteranos: Creen que la donación contribuye al bienestar de la humanidad. Una resolución de 1984 de la iglesia luterana dice que la donación puede ser “…una expresión de amor y sacrificio por un vecino que sufre necesidad”. La Iglesia pide a los miembros que consideren la donación, que hagan todo lo necesario para con la familia y la ley y que firmen una tarjeta de donante.

Metodistas Unidos: Apoyan la donación de órganos y tejidos. La Iglesia Metodista Unida publicó un comunicado sobre la donación que dice: “La Iglesia Metodista Unida reconoce los beneficios vitales de donación de órganos y tejidos, y por tanto anima a todos los Cristianos a hacerse donadores y a firmar y llevar consigo tarjetas o carnés de conducir que acrediten la donación de sus órganos en el momento de morir, para los que los necesiten, como parte de su ministerio para con las demás en nombre de Cristo”.

Pentecostales: Apoyan la donación y creen que la decisión de donar debe ser una decisión individual.

Presbiterianos: Fomentan y apoyan la donación de órganos y tejidos. La Iglesia también expresa que respeta el derecho de la persona de hacer decisiones con respecto a su propio cuerpo.

Protestantes: Fomentan y animan a la donación de órganos. La fe respeta la conciencia personal y el derecho del individuo a tomar decisiones sobre su cuerpo. Las autoridades religiosas de las diferentes denominaciones que componen el protestantismo (anglicanos, luteranos, reformistas) declaran que la donación de órganos permite una vida más abundante, reduce el dolor y el sufrimiento y es una expresión de vida en momentos de tragedia.

Alguien podría decir "Pero Dios puede querer llevarse al intervenido, al receptor del órgano" Y es verdad, pero si creemos en la soberanía de Dios, reconoceremos que él ha permitido el desarrollo de la ciencia y que, a pesar de ello, puede llevarse a quien quiera, con o sin órganos trasplantados cuando él quiera.

Una buena pregunta ahora, y como para discutir temas de interés social, es ¿Estás de acuerdo con la manipulación de células madre?


(Fotos: Corbis)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo, estoy confundida con la donacion de organo sera pecado oh no solo Dios" tiene esa rrepuesta

Invertir dijo...

Preferiría no donar organos, aunque no se, el caso de donar sangre, muchos lo hemos hecho facilmente, pero un organo diferente no se.

Isaac Navia dijo...

La donación de órganos es el regalo más hermoso que una persona puede hacer por su prójimo.
"Amarás a tu prójimo como a ti mismo".